07 Septiembre

20 consejos para emprender.

Publicado por: Yo Exporto.

 

 

Esta es una recopilación de consejos para emprender que han sido brindados por algunos emprendedores y empresarios consolidados:

1. Sí, las primeras decisiones cuentan

Marcos Alvez, emprendedor

“Las primeras decisiones son las más importantes. Por pequeñas que parezcan. Al principio no hay decisión pequeña. De ellas dependen la estabilidad futura de tu empresa. ¿Por ejemplo? Cuando arrancó mi empresa, contraté una asesoría baratilla. Fue un gravísimo error. Entre mis cualidades de emprendedor, no tengo ninguna contable ni financiera. No tenía que haber escatimado. Como no controlaba, pensaba que no era importante y que no había que ganar mucho dinero: las declaraciones de IVA, los impuestos, las nóminas… Después contratamos a la mejor asesoría de España”.

2. Documenta en inglés

Tomás Casals, emprendedor
“En el caso de que tu proyecto sea de ámbito internacional, procura que toda la documentación que vayas generando para tu negocio (especificaciones técnicas, plan de negocio, manuales, entre otros) sea en inglés. Te puede ahorrar mucho tiempo en ciertos momentos clave (ronda de inversión, offshoring, etc.) y agilizar una oportunidad de deslocalización. Por tanto, documenta en inglés”.

3. Firma acuerdos de confidencialidad

Tomás Casals, emprendedor
“Si tienes un proyecto con una tecnología rompedora, firma acuerdos de confidencialidad. Al inicio de un proyecto, posiblemente lo único que tengas sea una buena idea. Encuentra un contrato de confidencialidad con el que te sientas cómodo y protege toda la información que vas a compartir con otras personas o empresas para poder llevar adelante tu proyecto”.

4. Subcontrata tu ‘back office’…

Javier Sevilla, fundador de Jobssy
“Tu cabeza tiene que estar centrada en lo que tiene que estar centrada. No puede haber nada por detrás que te distraiga. Tampoco flecos. Es importante contar con una buena gestoría o con un buen abogado (dependiendo de tu tamaño y proyecto) que te asesore, que se ocupe de generar contratos, gestionar nóminas… Tu cabeza no puede estar en el día a día. Hay muchos contratos que firmar. No puedes preocuparte por todo, te tienen que solucionar los temas rápidamente. Y si vas a levantar fondos, contrata a un experto”.

5. … pero no renuncies a estar informado

Carlos Balado, fundador de Ingartek

“Aunque tengas un asesor contratado, es importante que controles la información sobre los distintos impuestos y posibilidades de aplazamientos y bonificaciones. Ahora bien, aunque sí debemos aprovecharlo, no debemos basar el futuro de nuestra empresa en este tipo de cosas. Hay que tomarlo como una ayuda coyuntural. Lo que no puedes es pensar en la sostenibilidad a largo plazo de la empresa a través de subvenciones fiscales o en una gestión fiscal. El negocio tiene que ser siempre rentable por sí mismo”.

6. Necesitas foco

Luis Diéguez, emprendedor
“No disparamos con pólvora del rey. Que sí, que somos muy buenos, que sí, que somos los mejores en lo que hacemos, pero con recursos humanos y financieros limitados. Pon foco en lo que haces, no quieras llegar a todas las oportunidades que se te presentan. Hay que saber que existen, pero obsesiónate con lo que haces, aprende de todo tipo de experiencias para aplicarlas a tu negocio, ponte unas gafas que te hagan ver todo como oportunidad de poder mejorar lo que haces. Selecciona lo más rápido de implantar y lo que más beneficio vaya a dar y vuelve a escuchar…”.

7. No te des mucha importancia

Luis Dieguez, emprendedor
“Sí, eres el fundador, el creador de la idea, de la empresa, del equipo… ¿y qué? No hay que darse mucha importancia a uno mismo. Sin tu equipo, ni tú, ni tu idea, ni tu empresa valen nada. Así que, aunque te suene a tópico, crea equipo, dirige, lidera con tu ejemplo, define objetivos claros, ayuda en todo lo que puedas, marca ritmos, y consigue que todos saquen lo mejor de sí mismos y sean y se sientan partícipes de la empresa. ¿Humildad? Para mí es trabajar desde un vivero de empresas de un ayuntamiento [Ayuntamiento de Madrid], no tener un coche enorme, no llevar relojes caros, ni un traje de diseño, estar dispuesto a atender a todos a cualquier hora –último correo a las 23:37; primero, a las 7:30h–. ¿Participación? Todos los empleados y los desarrolladores acudieron a la ronda de Friends Fools and Family (FFF) por lo que se convirtió en FFF+E (E… de empleados). Ahora estamos diseñando un paquete de opciones sobre acciones. Gracias a las aportaciones de los empleados, han surgido muy buenas ideas que ya están implantadas. Pon energía e interés en aprender de todos, todos los días, y que todos hagan lo mismo, que compitan para ver quién es el que más aporta. Para todo esto tienes que tener humildad”.

8. No postergues tus decisiones, sobre todo las que sean impopulares… Y tampoco las delegues

Javier Jiménez, Aptent
“Mi madre siempre me decía que, a la hora de la verdad, más vale ponerse una vez colorado que cien amarillo. ¿Cómo se traslada esto a una empresa? Piensa que en tu proyecto tendrás que tomar decisiones crudas, difíciles… muchas veces. Cuando te conviertes en emprendedor, tienes que cambiar el chip muy a menudo y tomar decisiones a sangre fría que sabes que no gustarán a la persona con la que estás hablando. Y aunque puedan resultar dolorosas. Tienes que ser directo. No sólo es importante decir que no a los clientes, sino también a los socios y a los empleados. No dejes tus decisiones para más adelante, ni te quedes sin decir lo que tienes que decir. Además, a medida que va creciendo el negocio, las decisiones son más importantes y complejas, y cualquier decisión que hayas postergado se va a complicar aún más. De la misma manera, tienes que tener presente que hay decisiones que no puedes delegar: tienes que ser tú quien las tome y quien las comunique. Lo cierto es que ensu momento me hubiera gustado que alguien me hubiera dicho eso antes de poner en marcha un proyecto empresarial”.

9. Se te va a acabar la paciencia… muchas veces

Diego Carrero, Aptent
“Nadie me había dicho que cuando empezara de verdad con el negocio, mi paciencia se iba a acabar… muchas veces. Que no es fácil enfrentarse a cambios de planes a imprevistos. Que las relaciones con los socios pueden ser complicados, aunque no sean malas. Por mucho que planifiques las cosas, no salen siempre como tú quieres, no aciertas con todas tus decisiones… Cuentas hasta mil y luego tienes que volver a contar hasta mil”.

10. Aléjate de los pesimistas

Alejandro Martín, beMee
“Tienes que comenzar a alejarte de las personas que te recuerdan constantemente lo que no puedes hacer. En nuestro país es muy típico eso de esto no lo vas a poder hacer, te van a copiar, como hagas esto, te vas a equivocar, eso ya se ha hecho… Es mentira, los límites, a la hora de la verdad, quien te los marcas eres tú. No hay que escuchar a los pesimistas: tú sabes lo que puedes y lo que no puedes hacer. No dejes que nadie te lo diga”.

11. Avisa a tus empleados de dónde se meten

Marcos Alves, emprendedor

“Ficha a la gente por su actitud y por sus ganas de trabajar. A la hora de contratar a los primeros empleados, es importante que les quede claro dónde se meten y que adquieran un grado de compromiso. Es mejor no coger a un crack y sí a un empleado que se sienta comprometido con el proyecto. No vale sólo con venderles la moto, porque si no, van a estar seis meses o un año y después se irán. Tienes que explicarles donde se meten, las dificultades que afrontarán, los horarios a los que hace frente una empresa que empieza, las responsabilidades, las dificultades… Se trata, a fin de cuentas, de transmitir la visión de la empresa, de la importancia de que conozcan sus funciones y la visión y estrategia de la compañía. De ahí, precisamente, la necesidad también de comunicar constantemente a los empleados qué hacemos, cómo lo hacemos, hacia dónde vamos, cuáles son las metas y si se están cumpliendo”.

12. Un equipo para los próximos seis meses de tu negocio

Iker Marcaide, Zubi Labs
“No quieras construir ya desde el primer día el equipo que necesitarás dentro de dos años, sino el que te permita llegar a los siguientes seis meses y no morir en el intento. En este sentido, no puedes pensar en grande, tienes que ser consciente de cuáles son tus recursos y crecer en plantilla, contratados o subcontratados, a medida que vayas creciendo, pero no antes”.

13. Una buena actitud puede suplir las deficiencias técnicas de un candidato

Andy Bäcker, Sustainable Reference
“Una buena actitud puede muchas veces suplir deficiencias técnicas que se pueden adquirir más tarde de muy diversas formas. No hace falta tener a los mejores en todos los puestos, sino desarrollar un sistema de contratación que te asegure que cuentas con los profesionales con el grado de competencia necesario en cada momento y que estén comprometidos”.

14. Uno más uno es igual a tres

Iker Marcaide, Zubi Labs
“Cuando vayas a contratar a un candidato, piensa que uno más uno ya no es igual a dos. O te da como resultado tres (lo que quiere decir que hay claras sinergias en el equipo) o es 0,5 (lo que significa que esa persona te da más trabajo que el que te quita). Si es lo segundo, cambia cuanto antes. Más a largo plazo, un indicador importante de la efectividad de tu sistema de selección son tus períodos de prueba: cuánta gente sale y cuánta supera el período de prueba”.

15. Si eres una ‘spin–off’, no pierdas el contacto con la Universidad

Jorge García Bueno, emprendedor
“Por mucho que crezca tu empresa, si tus orígenes son de spin–off, tienes que mantener un contacto directo con la Universidad. BeMee por ejemplo, es una empresa que desarrolla tecnología [permite la geolocalización dentro de edificios, entre otras cosas]. Mantener el contacto con el entorno universitario no sólo aporta recursos humanos y talento, sino que ayuda a evolucionar. Es el departamento de innovación constante”.

16. No esperes a que la gente cambie

Guillermo Vilarroig, Overalia 
“Si te equivocas al contratar a un empleado, mi consejo es que no esperes a que la gente cambie. Si tienes un empleado conflictivo, va a ser siempre conflictivo. La teoría te dice que tienes que rodearte desde el principio de personas que compensen tus carencias, que hagan lo que tú no sabes hacer, y que lo hagan incluso mejor que tú. Pero también es cierto que esto no es fácil, que hay miembros de la plantilla que nunca encajarán en el modelo y que la falta de rigidez se convertirá en falta de rendimiento. Hay que valorarlo y tomar medidas al respecto. Una sugerencia a la hora de contratar es llamar a tres jefes que haya tenido el candidato previamente. Hablando con ellos, si hay algún problema, saldrá a la luz, ten por seguro que no lo van a ocultar”.

17. Nada de CCO, ni COO, ni ‘country manager’

Iker Marcaide, Zubi Labs
“Para tener flexibilidad, no des títulos demasiado rimbombantes (es decir, mejor operations manager que COO –Chief Operating Officer). ¿Por qué? Es importante guardar flexiblidad porque no sabes como evolucionará tu empresa. En fases iniciales, estás pivotando sobre tu modelo de negocio y puede que el equipo que tenías al principio no te sirva con esa estructura para lo que al final termines haciendo. Si en los comienzos creaste una estructura muy rígida y con grandes títulos, no tendrás la flexiblidad para hacer fácilmente los cambios y ajustes necesarios. Es fácil dar títulos, pero ten por seguro que luego es muy dificil quitarlos”.

18. Aprende a delegar desde el primer día

Marcos Alves, emprendedor
“Apuesta por tu equipo y delega en ellos. Hay un punto débil del emprendedor: delegar. En ese sentido, apuesta por dar responsabilidades reales desde el principio. Que personas recién incorporadas y con poca experiencia asuman riesgos. Nosotros hemos dado puestos de responsabilidad a personas muy jóvenes. ¿Por ejemplo? En eltenedor.es fichamos a nuestro jefe de prensa con 24 años, y le dimos toda la responsabilidad de la comunicación de la empresa”.

19. Las reuniones son el enemigo de la productividad en un negocio

Guillermo Martorell, WINC
“Las reuniones son el principal enemigo de la productividad. Si vienes de una gran empresa, estarás acostumbrado a tener varias reuniones al día en las que participan varias personas, muchas de las cuales ni siquiera intervienen. Esto es algo que debes evitar. Tienes que empezar a pensar en términos de productividad, es decir, de la cantidad de valor que tu empresa genera por cada hora de trabajo de cada persona. En una reunión de una hora en la que intervienen cinco personas, hay que generar mucho valor para mantener la productividad. Es importante que sirva para generar ideas o tomar decisiones, no para informar de lo que se hace”.

20. Pregúntate: ¿Volvería a contratar a esta persona?

Javier Andrés, emprendedor
“Una vez contratas, te puedes equivocar –yo me equivoco–, y si te equivocas tienes que ser ágil para despedir. En el momento en el que te comienzas a plantear si tienes que despedir o no a una persona, malo. Lo más habitual es que lo tengas que echar. Y esto es una situación incómoda y como además tiene un coste económico importante, vas postergando la decisión. La pregunta que yo me hago siempre es: ¿Si montara una nueva empresa, volvería a contratar a esta persona? Si respondes que no, le tienes que echar. Cuanto antes tomes la decisión, mejor para esta persona y para la empresa. Va a estar en un puesto de trabajo donde no se desarrollará. Cuando alguien no funciona, tienes que decidir rápido”.

Fuente: Emprendedores.es

 

 


    PONTE EN CONTACTO
  • Envíanos un correo con tus comentarios y sugerencias.

© 2016 Yo Exporto® . Prepárate para los negocios globales . Todos los derechos reservados